Escuela Primaria N° 8: una institución centenaria

1922 fue el año del descubrimiento de la tumba del faraón más mítico de la historia, Tutankamon. Ese mismo año se establece la República de Irlanda, Pío XI es elegido papa y Egipto se independiza del imperio británico.

Mientras tanto, a mucha distancia de esas latitudes del mundo, en una pequeña ciudad de la Argentina, se crea una escuela. Una pequeña escuela que no saldrá en las portadas de los diarios ni será noticia para la mayoría de los propios argentinos, pero que jugará un rol trascendental en la vida futura de miles de escobarenses. Nace el 10 de junio de 1922 la Escuela Primaria N° 8 «Lorenzo Torres» en un inmueble ubicado en Cuartel 12 paraje El Rincón. Con un total de 32 alumnos y bajo la conducción de la directora Josefina Antonés. Lo que sucedió posteriormente es relatado de manera muy precisa por un «recorrido histórico» publicado en el blog de la institución centenaria:

Entre los años 1932 y 1949 su directora fue Josefina Carminati, acompañada por las docentes Dora Mesa y Luisa Costa. En el año 1938 se constituyó la Asociación Cooperadora. El 4 de marzo de 1943 comienza a funcionar el comedor escolar. En el año 1951 se traslada al actual edificio, ubicado en General Las Heras 4150, donado por el Sr Lorenzo Torres. Su directora era Aída Galván, quien junto a tres docentes estaban a cargo de treinta alumnos. Corría el año 1958, la escuela estaba a cargo de la directora Nelly Rondinoni, la acompañaban las docentes María Ameghino y María Guweiler, y contaba con un total de cuarenta alumnos. En el año 1968 cuenta con sesenta y siete alumnos. El 27 de noviembre de 1974 se le impone el nombre Lorenzo Torres en homenaje a quien donó sus tierras. 
El 26 de agosto de 1986 se aprueba la doble escolaridad. En 1987 comienza a funcionar la doble escolaridad, siendo la primera escuela dentro del Partido de Escobar y una de las 10 escuelas dentro de la provincia de Buenos Aires. 
En sus comienzos la escuela funcionaba con 1°, 2° y 3° a cargo de un docente-directivo y 4°, 5°,6° y 7° a cargo de otro docente. A medida que se fue incrementando la matrícula se fueron desdoblando los grados. A partir de la doble escolaridad, el directivo ya no tenía grado a cargo y comenzó a funcionar un secretario. Con el tiempo, al contar con 12 grados, se incorporó un vicedirector con jornada completa. Actualmente la escuela cuenta con 276 alumnos, de los cuales 142 son varones y 133 niñas. El edificio está distribuido de la siguiente manera: 12 salones, biblioteca, cocina, comedor dirección, secretaria, portería, escenario, baños de nenas, de varones y kiosco. También hay un sector de huerta.

No asistió el intendente y la presidente del Concejo Deliberante se disculpó

Muchos padres acudieron al acto realizado el mes pasado para celebrar el centenario; el intendente interino o Ariel Sujarchuk no fueron y mandaron en su representación al Secretario de Gobierno de la Municipalidad. También dieron su presente inspectores y funcionarios de Educación.  «Pero poco se hizo para que participaran muchos de los padres que viven en el barrio El Mirador. No se envió el colectivo que habitualmente recoge a los chicos en ese barrio, tal como se había prometido», sostuvo una integrante de la comunidad escolar que prefirió mantener el anonimato, y agregó. «Un papá estaba bastante apenado por no haber podido llevar al festejo a sus hijos y fueron muchos los chicos que no pudieron concurrir. Nos dio pena que no viniera el intendente, al que vemos habitualmente en los actos, ni ningun conmcejal. La presidente del Concejo Deliberante mandó una nota pidiendo disculpas por no poder acudir. Aunque sí llevaron banners con la leyenda de la Municipalidad, que nos pareció fuera de lugar porque no era un acto de la Municipalidad sino de la Dirección de Cultura y Educación. Tratamos de hacer el acto lo más cálido posible. Se cantó el Feliz Cumpleaños que no contó con una torta, pues solo hubo un agape para las autoridades e invitados especiales, mientras que los padres y otros integrantes de la comunidad de la escuela tuvieron que retirarse a sus casas».